Desempeño Estudiantil

La educación en Argentina es de baja calidad y altamente desigual.

La calidad de la educación en Argentina es alarmantemente baja. Investigaciones internacionales de desempeño estudiantil, como el Program of International Student Assessment (PISA) de 2010 y el Second Regional Comparative and Explanatory Study (SERCE) del 2006, han confirmado que los estudiantes de primaria y secundaria en Argentina tienen peores resultados que sus pares no solo del mundo desarrollado sino también de países Latinoamericanos como Brasil, Uruguay y Chile. Además, ese desempeño ha ido empeorando con el tiempo. Más aún, el desempeño estudiantil en el país no sólo es bajo, sino que también es altamente desigual: se observan grandes diferencias en los desempeños entre alumnos pertenecientes a familias en situación de vulnerabilidad con respecto a otros de familias más favorecidas. Esta demostrado que esto no se debe a capacidades innatas de niños y jóvenes sino que responden a la calidad de la enseñanza que reciben.

Los estudiantes de escuelas públicas en Buenos Aires se encuentran en una particular desventaja.
La educación pública en la Provincia de Buenos Aires es de una calidad especialmente baja y ha empeorado con el tiempo. Los resultados del Operativo Nacional de Evaluación (ONE) 2007 mostraron que hay un vasto porcentaje de estudiantes en la provincia que carecen de las habilidades básicas en Lengua y Matemática requeridas por nuestro propio sistema educativo. En efecto, el 32,9% de los alumnos de 3º año de la EGB mostró un nivel de desempeño bajo en Lengua, ubicándose la Provincia por debajo de la media nacional de 29,7% para este nivel de desempeño. En el área de Matemática, el 38,8% de los alumnos de 3º año de la EGB se ubicó en un nivel de desempeño bajo, cuando la media nacional fue de 31,8%. Esto es especialmente preocupante, ya que el sistema de escuelas públicas de la provincia es el más grande del país, y recibe principalmente a estudiantes de zonas urbanas pobres. Por lo tanto, el deterioro de la ya baja calidad de este sistema tiene mayores implicancias para la pobreza y la desigualdad.

Los niños de Villa La Cárcova tienen una necesidad urgente de ayuda
Villa La Cárcova se encuentra en el partido de San Martín, provincia de Buenos Aires, y es una de las villas más grandes y pobres del país. Fue fundada hace aproximadamente 35 años por inmigrantes desocupados, y actualmente alberga cerca de 11.000 familias en situación de pobreza extrema. Se sitúa en lo que se llama el “Área Reconquista” que es una cadena de barrios en la franja de José león Suárez que está entre Av. Márquez y el camino del Buen Ayre. Estos son barrios que están rodeados por canales de desagu¨e del Río Reconquista, y que a su vez sirven de vertederos de residuos.

La Cárcova se encuentra construida sobre una tosca rellena con basura, por eso las casas que están más alejadas de la entrada se inundan fácilmente los días de lluvia y no hay como frenar el agua. No posee calles ni caminos pavimentados, y carece de acceso a la red agua potable (el agua de la zona a menudo contiene contaminantes como plomo y mercurio), al sistema de cloacas y a servicios públicos o comercios. Las familias del lugar suelen vivir en improvisadas casillas de madera y chapa desechadas. Los caminos se bloquean frecuentemente con pilas de basura, escombros, autos abandonados, grandes charcos de barro por las constantes inundaciones, y animales abandonados. 1

La gente de La Cárcova enfrenta la pobreza de diversas formas. La principal fuente de supervivencia de la gente de estos barrios, entre los que están incluidos Cárcova, Independencia, Hidalgo, es el cartoneo y lo que los vecinos llaman “el reciclaje” que significa ir al basural del CEAMSE, en los horarios prefijados por la empresa, a revisar la basura y separar nylon, plásticos, botellas, metales, etc. Que después se venden. Este tipo de trabajos es realizado no solo por hombres y mujeres sino también por los niños. Debido a la irregularidad de los suelos y el relleno desparejo, cuando llueve las villas quedan prácticamente bajo el agua, las calles de tierra con desniveles quedan inundadas y esto no permite el paso de los carros con el cartoneo, y los vecinos muchas veces pierden lo que juntaron para vender.

La situación de los niños en La Cárcova es particularmente preocupante. La mayoría de las familias son muy numerosas, y los padres se encuentran frecuentemente bajo gran presión para conseguir los ingresos suficientes para alimentar a sus hijos. Sumado a esto, son normales los hogares con un solo padre, lo que significa que frecuentemente los niños deben salir a trabajar para ayudar a su madre o padre en la manutención de la casa. A partir de 2010 comenzamos a registrar si los niños que asisten a nuestro centro trabajan o no. Muchas madres no tienen problema en admitir que sus hijos trabajan en el reciclado, cartoneando y vendiendo. Pero la mayoría no reconoce al trabajo doméstico de las niñas como algo negativo, o lo niegan. Por esta razón los datos que tenemos sobre la temática son también derivados del propio testimonio de los chicos. Esperamos para el 2011 sistematizar esta información, ya que no le hemos preguntado formalmente a cada una de las familias sobre este tema.

Los niños que asisten a nuestro programa y están en situación de trabajo infantil manifiesta (o sea que las familias lo informan) son los que más inasistencias tienen en la escuela, no pueden hacer las tareas escolares por falta de tiempo, y están cansados y sin ganas de aprender. Los niños que cartonean son los que están en peor situación, ya que este trabajo se hace por la tarde/noche, a veces hasta muy tarde. La situación de trabajo infantil doméstico afecta principalmente a las niñas que: cocinan, limpian la casa, cuidan a los hermanos menores. Este tipo de trabajo no es reconocido por las madres/padres como un obstáculo para la educación de las niñas. Las características principales que notamos son: cansancio, estrés y preocupación por los hermanos menores, lesiones derivadas del trabajo (quemaduras, cortaduras, etc), baja autoestima.

Las escuelas públicas cercanas a la Cárcova no pueden ayudar a los niños a mejorar por sí mismas

Dado el estado de las escuelas públicas que se encuentran en áreas cercanas a la Cárcova, es muy poco probable que puedan ayudar a los niños de la villa a salir de la pobreza en el futuro. Para empezar, las instalaciones de estas escuelas presentan una necesidad urgente de reparación de su infraestructura. Los escritorios y pizarrones están por lo general dañados debido a largos años de uso, los baños son extremadamente antihigiénicos ya que carecen de inodoros apropiados y hasta de puertas para cubrir las letrinas, y las aulas están, con demasiada frecuencia, superpobladas. En una ocasión una de las escuelas debió cerrar debido al peligroso colapso de parte del tejado y el cielorraso. Otra de las escuelas tuvo que permanecer cerrada durante varios días debido a problemas con el sistema de cloacas. En el 2006, un grupo de padres debió ocupar forzadamente una de las escuelas para hacer cumplir sus demandas de reparación. Como explicó una madre, “no hay agua ni electricidad, las ventanas están rotas, no hay gas y los baños están cerrados”. 2

En segunda instancia, los maestros y directivos enfrentan una seria frustración al tener que encarar la difícil tarea de enseñar a chicos en riesgo con pocos materiales disponibles, poco entrenamiento para atender las necesidades educativas especiales de estos chicos, y sin incentivos de ningún tipo para aumentar el desempeño estudiantil. En el 2007, la directora de la Escuela Nº50 comentó a miembros de EIC sobre cómo la oportunidad de enseñar computación a sus estudiantes se vio frustrada por la irrupción nocturna de ladrones en la escuela, que se llevaron todas las computadoras que había donado el gobierno, sin posibilidad de conseguir nuevas en el corto plazo.

Finalmente, las escuelas son frecuentemente escenario de actividades criminales o violentas. Las peleas entre estudiantes son muy comunes. De hecho Joaquín (de 16 años), quien asiste al centro de apoyo escolar de EIC desde septiembre del 2008, fue expulsado del colegio por pelearse con uno de sus compañeros y herirlo. En aquella ocasión, Joaquín tenía puesta una campera de su madre, quien había dejado su navaja para cortar cartón en uno de los bolsillos. Joaquín no dudó en usarlo, hiriendo seriamente a un compañero. Ambos debieron ser hospitalizados. En el 2007, una niña fue violada en la Escuela Nº51 por obreros de la construcción que estaban trabajando en el edificio de la escuela. Ésta fue eventualmente intervenida por el gobierno, y sus estudiantes debieron ser transferidos a las escuelas cercanas, como la Mº50 y la Nº47, que ya se encontraban superpobladas desde antes del incidente. 3





1. Segura, Ramiro (2006). “Segregación residencial, fronteras urbanas y movilidad territorial. Un acercamiento etnográfico.” Cuadernos del IDES no. 9. IDES, Instituto de Desarrollo Económico y Social. Ciudad de Buenos Aires, Argentina: Argentina. July 2006, pp. 1668-1053. http://www.ides.org.ar/shared/doc/pdf/cuadernos/cuadernos9_Segura.pdf. Último acceso: 1ª de febrero de 2009.

2.“Un grupo de padres toma una escuela en José León Suárez en reclamo de mejoras edilicias”. June 2, 2006 http://www.clarin.com/diario/2006/06/02/um/m-01207247.htm. Último acceso: 1ª dfebrero de 2009.

3.“Alumna de 13 años fue violada en un colegio”. March 20, 2007 http://www.26noticias.com.ar/alumna-de-13-anos-fue-violada-en-un-colegio-35569.html. Último acceso: 1ª de febrero de 2009.